¿Por qué Volkswagen, por qué?

Volkswagen

 

Ya ha pasado algo más de un mes desde las primeras noticias sobre el mal llamado “caso Volkswagen” y tenemos la sensación de que cada vez hay más preguntas sin respuesta.

No pretendemos en este blog explicar los aspectos técnicos del presunto fraude, ni las posibles intervenciones mecánicas que puedan existir para adaptar los motores a la ley, sin embargo, si es nuestra intención reflexionar sobre las preguntas más básicas.

¿Qué?, ¿cómo?, ¿quién?, ¿cuándo?, ¿cuánto?, ¿por qué?, ¿para qué?. Hay muchas formas de mirar todo lo relacionado con el Dieselgate, pero, tal vez haya un hecho que coincide tanto si somos compradores o usuarios de un coche afectado o somos profesionales del sector del automóvil, o empleados de la marca o sencillamente ciudadanos que no tenemos nada que ver con Volkswagen, nos han engañado a todos.

¿Qué ha pasado?

Pues dicho de forma coloquial, nos han dado gato por liebre y lo reconocen sin tapujos. Han estado durante años vendiendo millones de coches dicendo que tenían unas características técnicas y ahora resulta que es mentira.

En vez de emitir una gas toxico (NOx) de acuerdo a las diferentes legislaciones (EU y UE), realmente emitían un 40% más.

 

VolkswagenIII

 

¿Cómo lo han hecho?

Instalando en el coche un software diseñado a tal efecto, cuando detecta que están chequeando el motor, cumplo la ley, cuando salimos por la puerta, me lo salto.

¿Quién lo ha hecho?

En toda la prensa leemos: “Volkswagen ha hecho…”, pero, ¿habrá sido alguien con nombre y apellidos? Parece imposible que sea la ocurrencia de un solo ingeniero, ni de un grupo de ingenieros, alguien o “varios alguien” habrán tomado la decisión ejecutiva de hacerlo y otros lo habrán permitido, esperemos que se ponga nombre a todos los responsables y vayan a los juzgados correspondientes.

¿Cuándo, cuanto?

Sin entrar en detalles, durante muchos años (desde 2009) y en 11 millones de coches, año más o millón menos, una absoluta barbaridad, realmente es difícil hacerse a la idea de la magnitud del caso.

¿Por qué y para qué?

¿Por qué una fabricante de prestigio internacional, con el máximo reconocimiento en el mercado como el grupo VAG, por qué Audi, Volkswagen, Seat, por qué lo habéis hecho?

Captura de pantalla 2015-10-21 a las 15.32.29

 

 

 

 

 

 

VolkswagenI

 

 

Captura de pantalla 2015-10-21 a las 15.33.28

En BuscoCochePorTi, como profesionales del mundo del automóvil y como ciudadanos, nos sentimos estafados y profundamente decepcionados.

Pensar que la respuesta a ¿por qué y para qué? pueda ser tan fácil como por qué podemos hacerlo y para ganar más dinero, no es lo más tranquilizador.

Es difícil encontrar otra explicación, el asunto es mucho más grave de lo que vemos en las noticias, donde les cuesta decir presunta estafa o presunto fraude y lo llaman “caso” o “asunto”, hablamos de que una de las mayores empresas automovilísticas del mundo ha engañado a millones de ciudadanos y varios estados e instituciones.

Confiamos en que todo este feo asunto sea una oportunidad para establecer una regulación internacional que controle seria y eficazmente las emisiones de los automóviles.

3 Comentarios to “¿Por qué Volkswagen, por qué?”

  1. Lua dice:

    Efectivamente, es bueno llamar a las cosas por su nombre. Y ni siquiera se tiene que hablar de presunto porque Volkswagen ya ha reconocido que ha sido un engaño a conciencia.
    Y siendo éste un grupo tan importante, lo peor es la duda que ahora tenemos todos de, si otras marcas hacen lo mismo y nos “venden la moto” al hablar de las prestaciones de los coches.

    Una pena todo este asunto.

    • Buscococheporti dice:

      Confiemos Lua, que esto sea un ejemplo para poder definitivamente controlar seriamente las emisiones de los automóviles. Y no un motivo para sospechar del resto de los fabricantes de automóviles.

  2. Teresa dice:

    Un artículo muy interesante y coherente.
    En realidad, creo que este asunto es un indicador claro de cómo funciona nuestra sociedad, de cómo las grandes corporaciones pueden hacer lo que quieran saltándose gobiernos, ciudadanos y fronteras. Da igual que sea una marca de coches, una farmacuética, un gigante de la comunicación… Nos demuestra que en el mundo actual lo que sigue imperando es la ley del más fuerte y que todos los ciudadanos estamos sometidos a su poder. El más fuerte es el que más dinero tiene y el mundo actual está estructurado al rededor de estos intereses económicos, mal que nos pese. Con todos los datos en la mano parece que :
    – Sí . Efectivamente. Ha sido un engaño a conciencia.
    – Sí. Lo han hecho porque podían hacerlo y porque así ganaban más dinero (o perdían menos…)
    De todas formas puede ser que este asunto sea la piedra angular de un cambio de conciencia. Un cambio próximo donde nos demos cuenta todos, como individuos y como colectivo, que este mundo no es el mundo que queremos. Es entonces cuando podremos empezar un cambio para construir el mundo donde queremos vivir. Y podemos, porque juntos, somos muchos. Somos más.

Deja un comentario

Mensaje

*